miércoles, 9 de agosto de 2017

8308 Después de la tormenta viene la calma, gracia a Dios, un poco rampante, pero no hay donde elegir,



Después de la tormenta viene la calma, gracia a Dios, un poco rampante, pero no hay donde elegir, seis horas después de su paso empezamos a levantar cabeza, los que las provocan, plenos de energías no se enteran de nada, siguen con sus vidas y no miran atrás para ver los daños colaterales provocados, sólo los valoran cuando los sufren en carne propia, cosas naturales de este mundo de hoy, muy justo él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

12481 El asesino de ratones,

El asesino de ratones, mi nuevo mote, exagerados que son ellos, los de la oposición, si el externo que uso ahora lleva más de diez años en...