viernes, 11 de agosto de 2017

8334 Y mira que no hay, por todos lados,



Y mira que no hay, por todos lados, casi cualquier persona aparentemente normal, en cuanto te acercas un poco a ella por cualquier circunstancia de la vida, resulta un caso del mismo complejo, antes les llamaban inmaduros como las ciruelas o las manzanas, pero a diferencia de estas, los otros no maduran con el tiempo, tienen difícil arreglo, que me lo digan a mi, que he tardado medio siglo en superarlo, según unos y según otros aún no lo he hecho, ni tienen esperanza de que lo haga.
La oposición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

9857 mi puerta de entrada al mundo paralelo,

Aunque sólo sea subir un piso y andar veinte metros, pero aquel lugar esta protegido por los poderosos invisibles, es mi puerta de entrada ...