domingo, 13 de agosto de 2017

8359 Y eso que era un día agradable como de verano tranquilo en el mi tierra natal



Y eso que era un día agradable  como de verano tranquilo en el mi tierra natal, con un sol, algunas nubes, que nos hubiéramos tirado como locos a la playa a disfrutar entre chaparrones de corta duración, había que proteger la ropa y la toalla, de alguna manera, como se mojarán, era un problema subir luego pedaleando encharcado casi media hora cuesta arriba hasta casa, era el único pueblo en el que todas las cuestas siempre eran de subida, como el bajar era tan fácil, ni te enterabas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario